FANDOM


Enviaremos a sus mujeres en contra de sus hombres y así destruiremos la fuerza de sus familias.

Símbolo del feminismo

El feminismo es un movimiento de subversión marxista (marxismo cultural),

que tiene el propósito de desestabilizar, fracturar y fragmentar a una 

sociedad y despojarla de su funcionamiento natural por medio de la fabricación de conflictos artificiales entre los hombres y mujeres a partir de las incitaciones de que la mujer es objeto de opresión por el hombre y que la mujer no es diferente al hombre sino exactamente igual y

es capaz de desempeñar todas las funciones de éste, por lo que este 

movimiento se disfraza hábilmente de una "reivindicación de derechos para la mujer" razón por la que la sociedad no percibe su verdadera naturaleza.

Contenido

[ocultar]

  • 1 Descripción
  • 2 Consecuencias
  • 3 Agentes
    • 3.1 Feministas judías
  • 4 Artículos relacionados
  • 5 Enlaces externos

Descripción

Propaganda feminista

El feminismo fue creado como resultado de la aplicación práctica del área de "estudios de género" de la llamada "Teoría Crítica", que atacaba la cultura occidental europea bajo el argumento marxista de que la mujer estaba siendo oprimida por el hombre, y que esa opresión provenía única y exclusivamente de la cultura occidental. De esta manera, la "Teoría Crítica" no hacía mención alguna de "opresiones" (mucho más graves y evidentes en diversos sentidos) hacia las mujeres de otros pueblos como los asiáticos, africanos, amerindios o musulmanes; sólo se hablaba de la "opresión" en Occidente; de la mujer blanca siendo oprimida por el hombre blanco.

El feminismo parte fundamentalmente del odio hacia el hombre (misandria). Una vez la teoría del conflicto entre géneros ha sido planteada, se manifestará en formas beneficiosas para el pueblo que la promueve (pueblo judío) y perjudiciales para los pueblos que la adoptan (generalmente pueblos europeos), disminuyendo la natalidad y la demografía étnica del pueblo invadido.

Simultáneamente con el advenimiento del igualitarismo racial, apareció la promoción de la igualmente ficticia idea de la "igualdad" sexual. A las mujeres se les dijo que eran psicológicamente iguales que los hombres pero que eran socialmente condicionadas por su entorno para ser esposas y madres en vez de investigadoras científicas y capitanas de industria.

No solamente las así autoproclamadas, "liberadoras de las mujeres" trataron de convencerlas de que criar y cuidar a la siguiente generación era menos importante que sudar en una cadena de montaje o trabajar en el último rango de una serie de ejecutivos, sino que aún fueron más lejos al menospreciar el papel de esposa y madre.

El feminismo ha reestructurado completamente a la familia porque la mayoría de las esposas y madres han sido forzadas a entrar en el mercado laboral por los nuevos estándares económicos capitalistas, limitando así las opciones de las que hubieran preferido ocuparse de su hogar. Además, el hecho de que las mujeres dejen en segundo plano el desarrollo de los niños y el hogar, permite que los niños sean enviados a las escuelas a edades más tempranas, ocupándose el sistema enteramente de la crianza e indoctrinación de la juventud a través de los programas escolares del marxismo cultural y de los medios masivos de comunicación y creciendo sin los valores familiares.

La autodenominada "liberación femenina" y la entrada de la mujer en el mercado laboral dentro del capitalismo, ha duplicado la mano de obra y asimismo el pago de impuestos, el consumo ha crecido exponencialmente, los costes de producción (por ende los precios) se han abaratado y los sueldos se han reducido a la mitad de su poder adquisitivo o más.

El feminismo en lugar de reivindicar a la mujer como ser humano con naturaleza propia, intenta despojarle de su esencia, de su feminidad pura y natural, por ello no es sólo un movimiento contra el hombre sino contra todo ser humano. En ese sentido, el feminismo puede percibirse como una forma extrema de machismo, ya que le dice a la mujer que no debe ser como mujer sino como un hombre.

Consecuencias

La mujer tiene un poder grandioso y único, mismo que los hombres, por naturaleza, son incapaces de tener: engendrar una nueva vida. Pero el feminismo le dice a la mujer que ese gran poder suyo no tiene valor, que representa una "opresión" que les "reduce a meros objetos". Por lo tanto, el feminismo tiene como sus consecuencias más importantes:

  • Se relega a un segundo plano la importante cuestión de la maternidad,
misma que es la base de la propia existencia humana. Por lo tanto, la 

más grave consecuencia del feminismo es que la mujer no tome conciencia de que tiene una gran e importante misión que cumplir mediante la crianza y la educación de las futuras generaciones. Sin la función natural de la mujer, la sociedad está condenada a fracasar.

  • Las mujeres pierden antinaturalmente su feminidad
y se equiparan a los hombres y asumen los roles que desde los orígenes 

de la humanidad ha correspondido a los hombres. Surge una pérdida de identidad femenina y las mujeres comienzan a pensar y a actuar como hombres, lo que está relacionado también a fenómenos como el lesbianismo

y la misandria (aversión y discriminación a los hombres).
  • Muchos investigadores afirman que la creación de millones de

madres "trabajadoras" ha tenido un efecto desastroso en la estabilidad familiar y en el desarrollo de los niños. El resultado ha sido que muchas mujeres están ahora luchando como único sustento para ellas y sus

hijos, y las que forman una familia biparental, a menudo se encuentran 

estresadas y debilitadas por tener que realizar el tradicional y natural

trabajo de las mujeres en el hogar y trabajar ocho horas diarias fuera 

de él, consumiendo y dividiendo así sus esfuerzos.

  • Se distorsiona gravemente la imagen del hombre en nombre de las
"leyes de igualdad de género", se dan los mensajes implícitos de que "el hombre es una forma de vida inferior a la mujer" y que "las mujeres no necesitan de los hombres".
  • Promiscuidad y sexo irresponsable, bajo la consigna de la "liberación sexual", acogida también por los movimientos homosexuales.

Agentes

Las más prominentes feministas son judías
Gloria Steinem Betty Friedan Bella Abzug Andrea Dworkin
Emma Goldman Rosa Luxemburg Gertrude Stein Susan Sontag

Feministas judías

  • Bella Abzug
  • Kathy Acker
  • Rachel Adler
  • Larisa Alexandrovna
  • Gloria Allred
  • Hanne Blank
  • Lisa Bloom
  • Judy Blume
  • Shirley Broner
  • Andrea Bronfman
  • Susan Brownmiller
  • Judith Butler
  • Anna Butters
  • Aviva Cantor
  • Kitty Carlisle
  • Judy Chicago
  • Helen Cohen
  • Judy Cohen
  • Betty Comden
  • Hedwig Dohm
  • Andrea Dworkin
  • Eve Ensler
  • Susan Estrich
  • Susan Faludi
  • Jamie Feldman
  • Shulamith Firestone
  • Melton Florence
  • Clara Fox
  • Sally Fox
  • Betty Friedan
  • Sarah Michelle Gellar
  • Ruth Bader Ginsburg
  • Ilana Gleicher
  • Lisa Goldberg
  • Emma Goldman
  • Blu Greenberg
  • Buz Hahn
  • Charlotte Haldane
  • Sally Halon
  • Nina Hartley
  • Tova Hartman
  • Judith Hauptman
  • Dorothy Ray Healey
  • Brenda Howard
  • Sara Hurwitz
  • Paula Hyman
  • Elfriede Jelinek
  • Erica Jong
  • Roberta Kalechofsky
  • Michael Kimmel
  • Lydia Rabinowitsch-Kempner
  • Naomi Klein
  • Rachel Kohl Finegold
  • Edith Konecky
  • Jane Kothernberg
  • Barbara Kruger
  • Anna Kuliscioff
  • Michele Landsberg
  • Spencer Laszlo
  • Lori Hope Lefkovitz
  • Gerda Lerner
  • Ariel Levy
  • Fanny Lewald
  • Sally Lilienthal
  • Rosa Luxemburg
  • Frederica Sagor Maas
  • Emily Mehlman
  • Hana Meisel
  • Annie Nathan Meyer
  • Jennifer Miller
  • Ruth Morgenthau
  • Haviva Ner-David
  • Martha Nussbaum
  • Vanessa Ochs
  • Tillie Olsen
  • Mollie Orshansky
  • Grace Paley
  • Judith Plaskow
  • Rachel Pollack
  • Katha Pollitt
  • Sally Priesand
  • Geela Rayzel Raphael
  • Shulamit Reinharz
  • Trude Weiss-Rosmarin
  • Arlene Raven
  • Tamar Ross
  • Muriel Rukeyser
  • Christopher Jonathan Ruffles
  • Cicely Scheiner
  • Zalman Schachter-Shalomi
  • Rosika Schwimmer
  • Alanna Scheer
  • Ruth Segel
  • Sylvia Siegel
  • Mendel Shapiro
  • Lisa Schlaff
  • Christina Hoff Sommers
  • Susan Sontag
  • Daniel Sperber
  • Gertrude Stein
  • Gloria Steinem
  • Sandra Steingraber
  • Madeleine Stern
  • Savina Teubal
  • Cathy Young
  • Pamela Waechter
  • Yona Wallach
  • Joyce Warshow
  • Wendy Wasserstein
  • Jayme Waxman
  • Trude Weiss-Rosmarin
  • Naomi Weisstein
  • Ruth Westheimer
  • Ellen Willis
  • Naomi Wolf
  • Joel B. Wolowelsky
  • Elizabeth Wurtzel


Artículos relacionados

Feminismo desde el punto de vista legal (en CELTIC)

El feminismo ha sido ampliamente condenado desde el punto de vista legal en CELTIC, a través de la Ley Imperial N° 251.117/002 o Ley Integral de Lucha contra la Violencia Feminista, cuyo texto íntegro es el siguiente:

Ley Imperial N° 251.117/002: (Ley integral de lucha contra la violencia feminista).


Artículo 1: (Definición) Defínase al feminismo como toda ideología sexual, política, económica o social, tendiente a ensalzar de forma desmedida a la mujer o hembra, en detrimento del varón o macho, buscando la supremacía femenina y la humillación y sometimiento masculino. El feminismo es asimismo, una ideología perversa de índole liberal-marxista, anti-tradicional, que tiene como objetivo la destrucción del Orden natural tradicional en la Civilización Cristiana, Occidental y Aria, y que por tanto, debe ser combatida de forma activa por el Gobierno de la Confederación, para asegurar que no existan privilegios desmedidos de las hembras por encima de los varones, y que por el contrario, haya igualdad, equidad y justicia de oportunidades para ambos sexos, respetándose sus diferencias biológicas y espirituales.

Artículo 2: (Objetivos) Esta ley tiene como objeto garantizar los derechos de ambos sexos—tanto el femenino como el masculino—que son los únicos sexos reconocidos como reales, biológicos y legales, en la especie humana, en toda la Confederación; excluyéndose así, lo aberrante de personas “trans-género”, los cuales no tendrán ningún derecho humano garantizado por la Constitución imperial ni por las constituciones de las RIAs, en virtud de que no se considera dentro de la definición de ser humano.

Artículo 3: (Alcance) Las disposiciones de esta ley son de orden público. Declárase prioridad estatal la erradicación de la violencia hacia mujeres y varones, y actuar con la debida diligencia para ese fin.

Artículo 4: (Interpretación) Para la interpretación e integración de esta ley se tendrán en cuenta los principios generales y las disposiciones de la Constitución del Imperio.

Artículo 5: (Definición de violencia feminista) (v1) La violencia basada en el feminismo es una forma de discriminación negativa que afecta, directa o indirectamente, la vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, así como la seguridad personal de los varones y las mujeres, puesto que el feminismo no sólo afecta al varón—el cual es brutalmente discriminado, estigmatizado y humillado por el feminismo—sino que también afecta a la mujer, ya que el feminismo es una ideología engañosa que convierte a la mujer en una esclava sexual y mental del globalismo y la judería internacional.

(v2) Se entiende por violencia basada en sexo hacia los varones, toda conducta, acción y omisión, en el ámbito público o privado que, sustentada en una relación falaz de igualdad de poder, tenga como objeto o resultado menoscabar o anular, el reconocimiento, goce o ejercicio de la autoridad del varón ante la mujer, puesto que está garantizado por la Constitución—basándose en principios bíblicos—la autoridad del marido con respecto a su mujer.

(v3) Se entiende por violencia basada en sexo hacia las mujeres, toda conducta, acción y omisión, en el ámbito público o privado, que lleve al maltrato indebido hacia la mujer; no olvidando de que la mujer es un ser frágil, obediente y sumiso, que debe ser protegido por el varón, ya sea marido, padre, hermano, amigo, etcétera.

(v4) No se reconocen pseudo-derechos específicos de las mujeres, como por ejemplo, el Estado confederal ni sus RIAs constituyentes, jamás reconocerán el “derecho” de la mujer de matar a su propio hijo (aborto inducido), el cual constituye uno de los pilares del feminismo. Asimismo, el Estado imperial nunca reconocerá el “derecho” falso de la mujer de afeminar a los varones, pretendiendo imponer el homosexualismo y la afeminación en cualquiera de sus formas; la mujer siempre deberá ser femenina, sumisa y obediente, sea casada o soltera.

(v5) Quedan comprendidas tanto las conductas perpetradas por el Estado imperial o por sus agentes, como por instituciones privadas o por particulares.

Artículo 6: (Principios rectores)  Son principios rectores para la aplicación de esta ley, los siguientes:

1.      Prioridad de los Derechos Divinos: Las acciones contra la violencia basada en feminismo, deben priorizar los derechos de Dios, ante otras consideraciones, así por ejemplo, el cuerpo de un feto, no es propiedad de la mujer, ni tampoco el cuerpo de la mujer es propiedad suya, sino de Dios.

2.      Responsabilidad Imperial: El Estado Imperial es responsable de prevenir, investigar y sancionar la violencia basada en feminismo, tanto hacia varones como hacia mujeres, así como de la protección, atención y reparación a las víctimas.

3.      Jerarquía y discriminación positiva: Queda garantizada toda forma de distinción, exclusión o restricción basada en el nacimiento, nacionalidad, origen étnico-racial, sexo, edad, religión, condición económica, social, situación de discapacidad, lugar de residencia u otros factores, puesto que esas son medidas jerárquicas y de discriminación positiva, que ayudan a forjar y a mantener una sociedad ordenada, pacífica y segura; censurándose así, toda forma de feminismo o discriminación negativa y humillante ante el varón y su autoridad intrínseca o viril capacidad de mando.

4.      Desigualdad sexual: El Estado imperial, a través de las leyes, las políticas, los servicios, las resoluciones administrativas y judiciales debe incidir positivamente para la perpetuación y conservación de los valores tradicionales y conservadores de una sociedad sana, jerárquica, viril y hetero-patriarcal, salvaguardándose a perpetuidad las justas y sanas relaciones de dominación sustentadas en el natural e intrínseco dimorfismo sexual o subordinación propia de las mujeres, en virtud de su carácter gregario, sumiso y obediente. En igual sentido deben orientarse las acciones de las instituciones privadas, de la comunidad y de las personas en particular.

5.      Integralidad: Las políticas contra la violencia feminista (tanto hacia varones como hacia mujeres) deben abordar sus distintas dimensiones, manifestaciones y consecuencias. A tales efectos, todos los órganos del Estado imperial deberán articular y coordinar los recursos presupuestales e institucionales.

6.      Autonomía viril: Las acciones contra la violencia feminista (también llamada “violencia femibolchevique” o simplemente “violencia femibolche”), deberán respetar y promover las decisiones propias de los varones víctimas del feminismo, superando las intervenciones maternales y/o asistencialistas.

7.      Interés superior del Imperio o bien mayor de la Causa: En todas las medidas concernientes a la violencia feminista ejercida contra menores de edad, la consideración primordial será el interés superior del Imperio o el bien mayor de la Causa, respetándose el interés superior del menor y sus derechos inherentes a su calidad de persona humana, el cual deberá siempre priorizarse ante los mezquinos intereses feministas abortivos de asesinar a su propio hijo.

8.      Calidad: Las acciones para el cumplimiento de esta ley deben propender a ser inter y multidisciplinarias, estar a cargo de operadores especializados en la temática y contar con recursos materiales para brindar servicios de calidad.

9.      Participación ciudadana: Los planes y acciones contra la violencia feminista se elaborarán, implementarán y evaluarán con la participación activa de las todas las personas—tanto mujeres como varones—y organizaciones sociales con incidencia en la temática, de las diversas regiones del Imperio.

10.  Transparencia y rendición de cuentas: El Estado debe informar y justificar a la ciudadanía las políticas, acciones y servicios públicos que ejecuta para garantizar a las personas, una vida libre de violencia sexual.

11.  Celeridad y eficacia: Las disposiciones de esta ley deben cumplirse de manera eficaz, oportuna y sin dilaciones innecesarias.

Artículo 7: (Formas de violencia feminista) Constituyen manifestaciones de violencia feminista, no excluyentes entre sí ni de otras que pudieran no encontrarse explicitadas, las que se definen a continuación:

1.      Violencia física: Toda acción, omisión o patrón de conducta de la feminista que dañe la integridad corporal del varón o de otra mujer.

2.      Violencia psicológica o emocional: Toda acción, omisión o patrón de conducta de la feminista que perturbe, degrade o controle la conducta, el comportamiento, las creencias o las decisiones del varón, mediante la humillación, intimidación, aislamiento o cualquier otro medio que afecta la estabilidad psicológica o emocional, considerándose que por ejemplo, si la mujer se niega a cocinarle a su marido, eso será una grave violencia feminista emocional contra el varón, puesto que pone en peligro su autoridad marital (además de que también en ese caso, podría considerarse violencia física, por poner en riesgo su integridad alimenticia). 

3.      Violencia sexual: Toda acción que implique por parte de la feminista, una vulneración del derecho del marido a decidir voluntariamente sobre su vida sexual, a través de amenazas, chantaje emocional (muy relacionado con el numeral anterior), intimidación o similares, por ejemplo, negándose la mujer en reiteradas ocasiones a cumplir con su deber sexual y reproductivo para con su marido, quedando derogado cualquier insinuación legal de la supuesta “violación” intra-matrimonial. Queda terminantemente prohibido que la mujer sea infiel a su marido y mucho menos que lo contagie con enfermedades de transmisión sexual (el marido tampoco podrá ser infiel a su esposa, pero siempre será peor considerado que la mujer sea infiel, puesto que la mujer es la que queda embarazada y el varón no), considerándose esta última una causa grave de violencia feminista. Queda asimismo prohibida toda forma de humillación sexual de afeminación hacia el varón, prohibiéndose la prostitución y el proxenetismo en todas sus formas y la trata sexual, tanto del varón como de la mujer, sean menores o mayores de edad. También es violencia sexual contra el varón o contra la mujer, toda forma de afeminación, emasculación e incentivación del homosexualismo entre varones o mujeres, sea o no, con consentimiento, puesto que el varón de verdad, jamás podrá consentir una relación homosexual, sea con mayores o con menores de edad y lo mismo vale para la mujer.

4.      Violencia del homosexualismo/transexualismo: Es aquella que tiene como objetivo imponer lo aberrante de la sodomía, tanto en los varones como en las mujeres. El feminismo es una ideología abyecta que pretende ‘homosexualizar’ a las mujeres transformándolas en machonas lesbianas y ‘homosexualizar’ a los hombres transformándolos en maricones sodomitas, pasivos o activos; y además, el feminismo tiene como objeto, hacer que las personas quieran cambiarse de sexo (determinado biológica y sagradamente por los santos cromosomas XX para la mujer y XY para el varón), convirtiendo a las mujeres en supuestos “varones” y a los varones en supuestas “mujeres”, cosa que en realidad nunca se logra, puesto que las personas no pueden cambiarse de cromosomas, sino simplemente hacerse cirugías aberrantes, que pueden implicar o no, mutilación de genitales, lo cual es una afrenta a la obra de Dios en su divina misericordia.

5.      Violencia económica: Toda conducta de la feminista, dirigida a pretender que su sueldo sea igual al del varón, cosa que es tremendamente injusta, puesto que la mujer biológicamente está adaptada para trabajar menos y rendir menos física e intelectualmente, que el varón, por lo cual, la mujer está diseñada para hacer los quehaceres domésticos propios del hogar y lo privado, así como tareas pacíficas, sumisas y tranquilas; mientras que los varones están diseñados para realizar los trabajos duros, viriles, políticos y públicos.

6.      Violencia antirreligiosa: Es la ejercida por parte del feminismo, a través de mensajes, valores, símbolos, íconos, signos e imposiciones sociales, económicas, políticas, culturales y de creencias liberales, marxistas y ateas que transmiten, reproducen y consolidan relaciones de humillación hacia el varón, igualdad sexual (algo anti-natural, puesto que biológicamente mujeres y varones somos distintos) y discriminación negativa hacia el varón, que contribuyen a naturalizar la subordinación de los varones y su humillación, violando así, la libertad religiosa cristiana, que enseña que la mujer debe estar siempre sometida a la autoridad marital o paternal del varón.

7.      Violencia abortista: Toda acción, omisión o patrón de conducta del personal de salud, dirigida a incentivar el aborto inducido o la utilización de los aberrantes métodos anticonceptivos, menoscabando la función reproductiva y maternal propia de la mujer.

8.      Violencia laboral: Es la ejercida en el contexto laboral, por medios de actos que incentivan a que la mujer trabaje como una esclava fuera del hogar (y fuera de la cocina, que es su hábitat natural), sin tener consideración por sus opiniones o aspiraciones personales. Es violencia feminista contra la mujer, retirarla de su hábitat natural y enfrentarla a la ‘jungla’ viril y patriarcal de ámbitos bien masculinos como el empresariado, la política, las artes marciales (Ejército, Policía, etcétera), la construcción, etcétera. Queda prohibido el acoso moral o sexual feminista hacia las mujeres y varones, permitiéndose al empresario, toda libertad para exigir requisitos sobre el estado civil, la edad, la apariencia física, la solicitud de resultados de exámenes clínicos o la disminución de salario hacia la mujer, puesto que el Estado imperial, siempre ha respetado y siempre respetará el derecho a la propiedad privada.

9.      Violencia educativa: Es violencia feminista ejercida contra las personas, que se eduque de igual forma a mujeres y varones, puesto que ambos son diferentes y requieren de atenciones disímiles; educándose a las mujeres con materias pacíficas y tranquilas, y a los varones con materias viriles y patriarcales.

10.  Violencia anti-piropo: Es una tremenda violencia feminista, que todo acto libre de ejercicio de la libertad de expresión, sea cercenado por el feminismo, que pretende eliminar los piropos y los gritos callejeros hacia las mujeres por parte de los varones (por ejemplo, en una obra de la construcción, cuando una mujer sensual pasa por la misma); y por ende, el Estado imperial garantizará el derecho humano fundamental de la libertad de expresión, especialmente cuando sea para defender la libertad sexual del varón oprimido por el totalitarismo feminista. 

11.  Violencia política: Es todo acto de presión o incentivo para que la mujer entre de forma forzada a la política, a través de “cuotas” que no le corresponden, sea para sufragar o ser electa, puesto que la mujer no está diseñada para la política salvo notables excepciones como reinas electas por Dios, como es el caso de la actual Soberana Emperatriz de CELTIC. 

12.  Violencia mediática: Toda publicación o difusión de mensajes e imágenes a través de cualquier medio masivo de comunicación, que de manera directa o indirecta promueva la explotación feminista de los varones (o de mujeres) o sus imágenes, injurie, difame, discrimine injustamente, deshonre, humille o atente contra la dignidad de las varones, legitime la igualdad de trato o construya patrones socioculturales reproductores de la igualdad o generadores de violencia contra las varones; pero siempre, permitiéndose la verdadera libertad de expresión, distinta del libertinaje de expresión.

Artículo 8: (Derecho de los personas víctimas de violencia feminista). Además de los derechos reconocidos a todas las personas en los Tratados y Convenios internacionales ratificados por el país y en la Constitución imperial y las leyes regionales, toda persona víctima de alguna de las formas de violencia basada en feminismo, tiene derecho:

1.      Al respeto de su dignidad, intimidad y autonomía y a no ser sometida a forma alguna de discriminación injusta y a ser sometida a toda forma de discriminación justa.

2.      A eliminar y a discriminar toda forma de identidad y orientación sexual desviada.

3.      A recibir información clara, accesible, completa, veraz, oportuna, adecuada a la edad y contexto socio-cultural, en relación a sus derechos y a los mecanismos y procedimientos contemplados en la presente ley y demás normas concordantes.

4.      A contar con intérprete, adaptación del lenguaje y comunicación aumentativa así como otros apoyos necesarios y ajustes razonables que permitan garantizar sus derechos, cuando se encuentren en situación de discapacidad.

5.      A que se garantice la confidencialidad y la privacidad de sus datos personales, los de sus descendientes o los de cualquiera otra persona que esté bajo su tenencia o cuidado.

6.      A recibir protección y atención integral a través de servicios adecuados y eficaces, para él o ella y sus hijos e hijas u otras personas a su cargo, con cobertura suficiente, accesible y de calidad.

7.      A recibir orientación, asesoramiento y patrocinio jurídico gratuito, inmediato, especializado e integral, debiendo comprender las diversas materias y procesos que requiera su situación.

8.      Al respecto y protección de sus derechos sexuales y reproductivos, condenándose el genocidio feminista del aborto.

Artículo 9: (Sistema de respuesta) El sistema de respuesta a la violencia feminista debe ser integral, interinstitucional e interdisciplinario, e incluir, al menos: acciones de prevención, servicios de atención, mecanismos que garanticen el acceso a la justicia eficaz y oportuna, medidas de reparación, el registro y ordenamiento de la información, la formación y capacitación de los operadores y la evaluación y rendición de cuentas.

Artículo 10: (Institucionalidad) No se crearán nuevas instituciones, sino que se usarán las ya existentes para combatir a la violencia feminista.

Artículo 11: (Cumplimiento) Las Instituciones del Estado imperial y de las RIAs, en el ámbito de sus competencias, deben adoptar y ejecutar los programas y acciones de erradicación de la violencia feminista de acuerdo con los principios y lineamientos establecidos en esta ley.

Artículo 12: (Protección) Frente a situaciones de violencia feminista, la prioridad debe ser la protección integral a la dignidad humana y la seguridad de la víctima y de su entorno familiar.

Artículo 13: (Síndrome de Alienación Parental) (v1) Defínase al Síndrome de Alienación Parental como la enfermedad neurofisiológica—descubierta por el médico Richard Gardner en 1985—que describe un desorden psicopatológico en el cual el niño, de forma permanente, denigra e insulta sin justificación alguna a uno de sus progenitores, generalmente, pero no exclusivamente, al padre y se niega a tener contacto con él; se trata de un síndrome muy típico causado por el feminismo, cuando por ejemplo, una madre feminista quiere alejar a su hijo del padre, víctima del feminismo; es algo muy común en los países liberales que tienen aprobado el divorcio, algo que CELTIC carece y lo tiene prohibido por ley.

(v2) Para valorar la prueba de violencia feminista, debe tenerse en cuenta de que el feminismo a veces puede ser muy sutil y existen situaciones vinculadas a la intimidad que se efectúan sin la presencia de terceros.

(v3) Siempre será válido alegar el comprobadísimo Síndrome de Alienación Parental (SAP) o utilizar argumentos análogos para disminuir la credibilidad de la palabra de los niños o de las mujeres, puesto que ellos son personas débiles, muy fáciles de manipular por los promotores del feminismo; así por ejemplo, es muy común que una feminista alega supuesto “abuso sexual”, para sacar rédito económico, social o moral de la situación y por eso es que el Juez competente siempre debe tener la seriedad suficiente como para no acusar a nadie injustamente, sin tener las pruebas físicas que lo comprueben de forma bien comprobada.

(v4) El silencio, la falta de resistencia o la historia sexual previa o posterior de la víctima de una agresión sexual, siempre deben ser valorados como demostración de aceptación o consentimiento de la conducta, puesto que si por ejemplo, una mujer (mayor de doce años) consiente algo sexual, eso ya es prueba suficiente como para que no se considere como abuso sexual por parte del varón.

(v5) La diferencia de edad, de condición económica, las dádivas, regalos y otras formas de compensación, nunca podrán ser valorados como indicadores de abuso de poder en situaciones de abuso sexual contra niñas o adolescentes, puesto que si hay consentimiento nunca habrá abuso.

Artículo 14: (Abuso sexual) (v1) Queda terminantemente prohibido el abuso sexual por parte de las feministas hacia todos los varones, sean de la edad que fueran y queda asimismo prohibido el abuso sexual por parte de las feministas hacia todas las mujeres o niñas, siendo especialmente agravado el abuso sexual homosexual.

(v2) Defínase como abuso sexual, toda práctica feminista de violación o atentado violento al pudor contra varones (de cualquier edad), mujeres o niñas, y pénese al abuso sexual feminista, con penas de entre ocho meses de prisión a diez años de penitenciaría, según estime Juez competente, de acuerdo a la gravedad del caso.

(v3) El abuso sexual se presumirá cuando:

1.      Sea con un descendiente, menor de quince años de edad.

2.      Sea con persona que—por causas congénitas o adquiridas, permanentes o transitorias—se halla, en el momento de la ejecución del acto, privada de discernimiento o voluntad.

3.      Sea con persona arrestada o detenida, siempre que el culpable resulte ser el encargado de su guarda o custodia.

Artículo 15: (Violación sexual) (v1) En casos de violación sexual por parte de una feminista hacia un varón, que tengan como consecuencia el nacimiento de un bebé, el padre podrá tener el derecho a no reconocer a su hijo y que el bebé lleve sólo los apellidos de la madre.

(v2) En casos de violación sexual por parte de un varón hacia una mujer común, que tengan como consecuencia el nacimiento de un bebé, la madre tendrá derecho a que dicho bebé lleve solamente los dos apellidos maternos, en virtud de que las mujeres comunes o no-feministas son por definición mujeres decentes que merecen ser respetadas.

(v3) En casos de violación sexual por parte de un varón hacia una mujer feminista, que tengan como consecuencia el nacimiento de un bebé, el padre tendrá derecho a que dicho bebé lleve solamente los dos apellidos paternos, en virtud de que las feministas son por definición prostitutas o mujeres indecentes.

Artículo 16: (Penas complementarias) En general, el que viole esta ley, de acuerdo a la gravedad del caso, según estime Juez competente, será penado con entre siete meses de prisión a diez años de penitenciaría, y/o multa de entre mil a quince mil pesos imperiales célticos.

Artículo 17: Comuníquese, publíquese, etcétera.

Enlaces externos